Aleteo circular

“El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”

¿Quién no ha escuchado alguna vez esta frase?

El “efecto mariposa” recibe este nombre a partir de la idea del meteorólogo Edward Loren, quien planteaba la idea de que, dadas unas condiciones iniciales de un determinado sistema, la más mínima variación en ellas puede provocar que el sistema evolucione en formas completamente diferentes.

El efecto mariposa implica que, si en un sistema se produce una pequeña perturbación inicial, mediante un proceso de amplificación, podrá generar un efecto considerablemente grande a corto o medio plazo.

Es decir, que pequeños cambios conducen a grandes resultados.

Koffi Annan, secretario general de la ONU en 2006, pronunció unas palabras haciendo referencia al fenómeno del efecto mariposa en su discurso al recibir el premio Nobel de la paz:

“El segundo argumento de esperanza reside en el así llamado efecto mariposa.

Él es una derivación de la física cuántica que nos enseña: todo tiene que ver con todo y somos todos inter- retro-dependientes. Por eso cada individuo es un eslabón de la inmensa corriente de energía y de vida y cuenta mucho. El efecto mariposa representa una concreción de este principio. Fue identificado en 1960 por los que hacen previsiones meteorológicas. En ese campo como en otros funcionan sistemas caóticos, quiere decir, sistemas en los cuales domina la imprevisibilidad. Como un todo, tales sistemas también están sometidos a leyes matemáticas factibles de descripción; mas su comportamiento concreto no puede ser previsto. Pequeñas modificaciones pueden ocasionar grandes cambios. Entonces se dice: “Si una mariposa en Hong Kong bate sus alas, puede provocar una tempestad en Nueva York”. O como en un estadio de fútbol: basta que algunos comiencen a hacer la ola y, de repente, todo el estadio es contaminado y surge una inconmensurable ola. Es el efecto mariposa: un pequeño gesto puede ocasionar grandes transformaciones”.

Con cada gesto, cada pequeña compra consciente, cada vez que hablamos de algo o compartimos un pensamiento estamos decidiendo y provocando grandes cambios.

Variaciones en nuestra manera de consumir SI repercuten a gran escala. Hoy en día, estamos conectados más que nunca en la historia gracias a la tecnología, el transporte y la facilidad de acceso a mercados internacionales.

El acceso a cualquier producto del mundo, en cualquier momento del año, por un gran número de personas tiene consecuencias globales.

En un concepto de economía global, se dan casos comunes como que una empresa española pueda tener sede administrativa en España, parte de sus cuentas en bancos en Europa, sus fábricas en Asia o África y vender sus productos en países europeos o norteamericanos.

Esto significa que con cada compra que hacemos, afirmamos y reafirmamos este sistema. Cuanto más se alejan los pasos de nosotros, más difícil es seguirles la pista.

Nuestra compra repercute en la vida de muchas personas a lo largo del camino, personas que nunca conoceremos directamente, pero que viven y respiran como nosotros. Que cada día se levantan queriendo crecer, queriendo mejorar. Los actos están conectados y son circulares  por lo que siempre terminan volviendo y repercutiendo en nosotros y en nuestros seres más cercanos.

A través de nuestra compra, nuestro consumo de cualquier tipo (comida, ropa, tecnología…) podemos potenciar la economía circular, el consumo circular donde todo lo que damos, nos es devuelto.

¿Qué quiero decir con esto?

Que según donde ponga yo mi euro, ahí está mi voto a esa empresa, a esos ideales y creencias, a ese sistema de consumo que engloba:

–       Ecología: cómo han sido conseguidas y gestionadas las materias primas, transporte, huella de carbono, residuos.

–       Sociedad: situación y derechos del trabajador, condiciones laborales, explotación.

–       Política: inversiones de la empresa, incidencia política de la misma.

Mi voto más importante es mi consumo, porque somos ese eslabón final que decide perpetuar con las prácticas de una u otra empresa. El consumo es nuestra mejor herramienta política y más aún sabiendo la facilidad que tienen de incidir en los gobiernos.

Si realizamos compras acuerdo a nuestros valores, estaremos construyendo aquel mundo que queremos.

Nosotras, desde cultura circular, soñamos con un consumo donde:

–       No seamos dependientes de la extracción materias primas y busquemos alternativas, pudiendo manipular y transformar todo aquel material que ya ha sido extraído durante todos estos años.

–       El Medio Ambiente sea una prioridad, ya que es salud y repercute a la sociedad en su calidad de vida, en su natural desarrollo.

–       Potenciemos la cercanía, los productos locales, ecológicos y con el envase necesario, buscando alternativas al plástico.

–       Se genere trabajo feliz, donde las personas se desarrollen al igual que se ponen al servicio de la sociedad con sus dones y talentos.

–       Se busque aprovechar al máximo cualquier producto, dándole varias vidas, usando otras maneras de cubrir nuestras necesidades, desde el consumo colaborativo, la segunda mano, la reparación, etc.

–       Comprar lo máximo posibles productos locales, en tiendas locales y de cercanía, ya que generamos trabajo en la zona y evitaremos así que muchos jóvenes y no tan jóvenes se vean en la necesidad de migrar a otros países.

Os animamos a que seáis ese aleteo de la mariposa, a que os atreváis y compréis acorde a vuestros principios.

Algunos grandes ejemplos de aleteos nos lo encontramos cada día en los barrios de Valladolid cuando una señora nos dice que ella va a comprar con tupper la carne y el pescado, cuando otra nos comenta que ha dejado de usar bolsas de plástico y otra que ya no aguanta más la cantidad de envases y que se ha puesto a comprar a granel (llevando, por supuesto sus bolsas de tela con ella).

Aquí hablamos de pequeñas acciones de grandes héroes y heroínas que cada día se lanzan a la calle con el pensamiento de mejorar aquello que puede ser mejorado a través de ellos mismos. No están esperando a que se tome esta u otra decisión política, o que se apruebe esta u otra ley. El tiempo no espera, y es ahora o nunca.

¿Aleteas con nosotros?

Jornada. Economía circular: la economía del futuro

Pasar de la línea al círculo, este es nuestro reto. Sin darnos cuenta, nuestro entorno cultural, hábitos, costumbres, maneras de vivir, maneras de relacionarnos y maneras de consumir se han visto influenciados en estas últimas décadas por un pensamiento lineal. Un pensamiento en el que damos por sentado, en base a la posición preferente que el ser humano tiene en el planeta, que las materias primas, las fuentes de energía y en general los recursos son finitos. Aunque este modelo ha funcionado hasta ahora, nos estamos dando cuenta de que el crecimiento continuo en base a recursos limitados no se sostiene y ha llegado a un punto de inflexión irreversible. La naturaleza ha evolucionado durante miles de años perfeccionando sistemas circulares y es hora de que le demos protagonismo a este concepto que está demostrado que funciona.

La jornada celebrada el pasado miércoles 18 de abril para el lanzamiento oficial del proyecto Cultura Circular comenzó con la apertura por parte del coro XYK Singers que nos sorprendió con su puesta en escena y su voz. La presentación corrió a cargo de la presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales y consumidores de Valladolid Antonio Machado, Margarita García. Comentó pormenores de cómo surgió el proyecto y cómo se está desarrollando. Resaltó la importancia que tiene la presencia de una organización como la Federación en el entorno ciudadano para difundir conceptos como los que en la jornada se iban a tratar.

A continuación D. Antonio Gato Casado, concejal del Área de Hacienda y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid dirigió unas palabras a los asistentes haciendo hincapié en que Valladolid ha sido la primera ciudad que ha dispuesto de una línea de subvenciones específica para proyectos de economía circular. El conocimiento y el acceso a este concepto por parte de la ciudadanía es clave para su aceptación en las diferentes etapas del proceso de las conocidas como las “7R”, ejes fundamentales del proceso circular. También avanzó la implicación del Ayuntamiento y confirmó que para el año 2018- 2019 se publicará otra línea de ayudas que apoye las iniciativas tanto privadas como para entidades sin ánimo que entorno a la economía circular puedan surgir.

Los emprendedores, Javier Rodríguez y Beatriz Quintana, hablaron del proyecto y de la campaña con el objetivo final de pasar de la “línea al círculo”, para ello realizaron una intervención amena y próxima, acercando los conceptos de la economía circular al público asistente.

El Gerente de la empresa pública Aquaval, Pedro Arroyo que gestiona la distribución del agua para la ciudad, dio a conocer a la audiencia el ciclo cerrado del agua que se produce en Valladolid. La empresa toma el agua de varios puntos procedentes del río Pisuerga o el Canal de Castilla para transformarla y hacerla óptima para el consumo. Posteriormente recogen el agua del sistema de alcantarillado y de las viviendas para procesarla y tratarla devolviéndola de nuevo al cauce del río en mejor estado si cabe que se recogió. Es un proceso prácticamente circular en el que se utiliza un recurso natural de manera inteligente. Con los subproductos obtenidos del agua del alcantarillado se crean unos lodos, que, tratados, pueden ser utilizados como fertilizantes en el campo, esto se hace a través de una empresa autorizada para la gestión de estos residuos.

A pesar de no haber podido venir con su acompañante, la cabrita, Javier no nos dejó indiferentes. No tanto por sus palabras, sino por sus actos.

Javier de los Nietos es alcalde de El Boalo, un municipio situado en la parte noroccidental de la comunidad autónoma de Madrid, a los pies de la Sierra de Guadarrama. En él se integran tres entidades de población principales: El Boalo (núcleo), Cerceda y Mataelpino. Cuenta con 7.358 habitantes. El segundo ponente de la jornada es conocido por atreverse, por salir de lo cotidiano y arriesgar con iniciativas tan exitosas que han llevado al municipio a ser un referente en economía circular. Tanto es así que el 31 de marzo de 2017 Zero Waste Europe reconoció a El Boalo como primer municipio Residuo Cero de Madrid. Las principales iniciativas que nos presentó fueron:

  • Para la prevención de incendios el rebaño municipal de cabras Guadarrameñas, que realizan el desbroce natural de parcelas.
  • Para la gestión de residuos los avicomposteros en centros escolares que realizan varias funciones, aula de trabajo en la naturaleza, lugar de ocio y encuentro social.
  • Para los residuos un punto limpio y recogida selectiva puerta a puerta, donde se ha pasado de recuperar un 2,7% a un 95% de residuos selectivos de envases en 12 meses, demostrando así la eficacia de la recogida selectiva puerta a puerta.
  • Para la reutilización la donación a través de la Cooperativa los Mochuelos donde reciben donaciones de productos que pueden ser utilizados más veces, dándoles así una segunda vida y evitando generar más residuo. Se fomenta la participación y la acción social en el pueblo.
  • Para la compra diaria un mercado Local 2.0. que es una plataforma para la venta online de productos locales a todos los vecinos.

Javier Ruiz Monge el director de la planta de reciclaje del Ayuntamiento de Valladolid explicó de manera precisa y cercana como es habitual en él, cuál es el panorama actual y las cifras de separación y reciclaje que tenemos en la ciudad y cómo los cambios que se están produciendo en la legislación a nivel europeo, nos van a influir en un futuro próximo. Es responsabilidad de todos comenzar cuanto antes con el acercamiento a los parámetros que desde Bruselas nos piden ya que las sanciones que vendrán por el incumplimiento de estos objetivos irán cayendo en cascada, desde las diferentes instituciones, europea, estatal, autonómica y local hasta el último de los eslabones que es el ciudadano, que se verá afectado también. Nos trasladó las experiencias de otros sistemas más eficientes de gestión que ya han desarrollado en otros países. Estos utilizan un sistema de bolsas localizadas que permite identificar la fuente del residuo, de manera que es sencillo penalizar aquellas actuaciones que no cumplen la obligación que todos tenemos para con la separación. Son experiencias que han conseguido alcanzar niveles prácticamente cero de residuo incontrolado. Javier nos pidió que fuéramos activistas y que trasladásemos a todos aquellos que conocemos, lo importante que es hacer una buena separación para que el reciclaje público funcione a la perfección y seamos realmente eficientes a la hora de utilizar un recurso tan importante como es el residuo. ¿Te animas?

Por último, Laura Carreño, presidenta del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Valladolid, nos habló de cómo mejorar nuestros hábitos alimentarios empezando por establecer un criterio a la hora de comprar y cómo la planificación inteligente de la compra evita que haya tanto desperdicio de comida. A través de su mensaje directo, conciso y sencillo nos quedó bien claro que es preferible una compra responsable, tanto si optas por alimentos de producción convencional, como de producción ecológica. Dar prioridad a los alimentos de temporada y locales: por ser más sabrosos, más baratos, más respetuosos con el medio ambiente y contribuyendo así al desarrollo de la economía local. Evitar alimentos con exceso de envasado ya que aumenta la cantidad de basura, y pagas más por el envase que por el alimento. El envase tiene una finalidad muy importante la preservación del alimento y la comunicación de la información nutricional y de composición para el comprador, pero este ha de estar diseñado de manera más lógica y no fomentar el exceso de embalaje. Como complemento, comprar alimentos a granel ya que permite adquirir la cantidad justa que necesitamos, evitando el uso excesivo e innecesario de embalajes.

Otro de los puntos que remarcó es la importancia de entender el etiquetado para saber exactamente qué estamos comprando. Los ingredientes vienen ordenados según los productos utilizados de mayor a menor cantidad. Si entre los cinco primeros ingredientes aparecen azúcares, cereales refinados o grasas (que no sea aceite de oliva), busca mejor otra alternativa.

Al final de las jornadas, los asistentes tuvimos la oportunidad de intercambiar opiniones y visiones en torno a un picoteo, disfrutando así de la compañía y la buena comida. Este se realizó acorde a los principios que defiende el proyecto Cultura Circular: usamos vasos reutilizables cedidos por Energética, evitamos cubiertos y platos de un sólo uso, la comida y bebida fue ecológica, con una donación de los zumos por parte de Ecoland.

Como síntesis, comentar que el público que se reunió en la jornada fue diverso y participativo, compartiendo preguntas y reflexiones. Era una audiencia, en su mayoría, sensible a estas iniciativas medioambientales. Es necesario que nosotros, que ya conocemos la importancia que tiene pasar de un modelo lineal a uno circular, contagiemos a los que nos rodean con nuestra ilusión. Os proponemos que invitéis a todos aquellos que conozcáis a que vean este vídeo de la Fundación COTEC, con el que abrimos la jornada y que ilustra a la perfección cuál es la situación actual, de dónde venimos y cuáles son las alternativas que tenemos para vivir en un mundo más equilibrado y circular.

 

Yo soy agua ¿y tú?

Son cientos los estudios que se han realizado sobre el porcentaje de agua que tiene el ser humano. No es un porcentaje fijo lo que sí está perfectamente definido es que oscila entre el 50% y el 70% dependiendo del sexo la complexión el peso y diferentes características fisiológicas. También del porcentaje del agua dentro de nuestro cuerpo oscila por lo que hay órganos con altos porcentajes como el riñón el estómago y otros con bajos porcentajes como los pulmones y los huesos. En definitiva está claro y todos tenemos claro que el agua es esencial y somos agua.

En Valladolid el consumo de agua de los hogares fue de 132 litros por habitante​ y día en 2014, un 1,5% más que en 2013. El coste unitario del agua subió un 3,3% y alcanzó los 1,89 euros por metro cúbico. Como todavía no sabemos si hay agua en Marte o si la habrá, más vale que nos ocupemos del agua que todavía tenemos, ¡por lo que pueda pasar..!

¿Cómo ahorrar agua? Por suerte hay ya tantas soluciones que he decidido quedarme con las más efectivas. Te las comparto.

Pasos sencillos para AHORRAR AGUA

AlmacenaR.

¿Sabes cuánta agua se desperdicia esperando a que se caliente? No te preocupes, que ya te lo digo yo: ¡1 min de espera = 5 litros/persona!. Parece obvio, pero te prometo que no ocurre tan a menudo. Dentro del almacenamiento hay varios niveles.

Nivel “apañao”: coge una jarra, déjala cerca del fregadero y vete llenándola hasta que se caliente el agua. Este sistema es efectivo para las casas donde el agua no tarda mucho en calentarse, porque si no se te llena la cocina de jarras para almacenar.
Y no se tú, pero a mi madre que haya cosas repetidas en la casa no la gusta nada.

Nivel “venga va, ya que estoy pongo una bomba de recirculación”: Aquí para gente que se lo quiere currar más y decide invertir para evitar gastar más en el futuro e instala una bomba de recirculación. Estas bombas hacen circular el agua caliente de forma continua, enviando el agua que se ha enfriado de regreso al calentador por el circuito del agua fría.
Lo bueno: mientras la bomba está encendida, el agua siempre permanece caliente en la tubería.
Lo malo: que la circulación continua de agua caliente por el circuito aumenta las pérdidas de calor, lo que obligará a nuestra caldera a consumir más. Para reducir el gasto energético algunos optan por encender la bomba unos minutos antes de la ducha y apagarla después.

Nivel “mejorando lo existente”: sistemas de recirculación electrónica. Son más recomendables ya que conllevan menores pérdidas de calor y menores tiempos de funcionamiento de la bomba, lo que repercute en un menor consumo energético.

¡¡Importante!!​ Cuanto más lejos esté tu calentador de agua de los puntos de uso, el tramo de tubería que deberá recorrer el agua caliente es mayor, por lo que habrá pérdidas de calor. Conclusión: cuanto más cerca esté la caldera de los puntos de uso habitual del agua… ¡más que mejor!

CambiaR​.

Sht! ¿Sabías que la producción española de agua envasada en 2015 fue de 5.392 MILLONES de litros? ¡Esto es un montón litros! Además, España es actualmente, el cuarto país de la Unión Europea en producción de agua mineral. Un español consume 107 litros de agua envasada al año.
Lo que desconocemos es la cantidad de Beneficios del agua del grifo​:

Sanitario: Te diré, que el agua embotellada que bebemos no es mejor que la del grifo y la calidad del agua de grifo en España ocupa los primeros lugares del ranking europeo en calidad, precio, regularidad de suministro. (¿no está nada mal verdad?)

Económico: El agua es un derecho universal, así como la calidad de la misma. ¿Por qué pagar entonces por algo que ya tienes? Un litro de agua del grifo: 0,10€ mes/persona mientras que el agua embotellada es de 20€ mes/persona ¡Un 90% de lo que pagamos es el envase! Además, el agua embotellada te obliga a ir a comprarla mientras que la del grifo la tienes disponible (y cómo comprenderás…¡pesa un montón!)

Ambiental: No generas residuos plásticos. Para crear una botella de plástico de 1 litro necesitamos 3 litros de agua ¿no es paradójico? Además, tengamos en cuenta que se estima que para 2050 habrá más partículas de plástico que peces en el mar..te preguntarás ¿De dónde salen todas estas partículas? De los plásticos que consumimos. Al final el ciclo se cierra. A mí, sinceramente, no me apetece comer pescado con plástico, así que ya tengo otro motivo para pasarme al agua del grifo.

P.D: ¿Has pensado ya que vas a hacer con todo el dinero que te ahorrarás cuando dejes de comprar agua embotellada?