Jornada. Economía circular: la economía del futuro

Pasar de la línea al círculo, este es nuestro reto. Sin darnos cuenta, nuestro entorno cultural, hábitos, costumbres, maneras de vivir, maneras de relacionarnos y maneras de consumir se han visto influenciados en estas últimas décadas por un pensamiento lineal. Un pensamiento en el que damos por sentado, en base a la posición preferente que el ser humano tiene en el planeta, que las materias primas, las fuentes de energía y en general los recursos son finitos. Aunque este modelo ha funcionado hasta ahora, nos estamos dando cuenta de que el crecimiento continuo en base a recursos limitados no se sostiene y ha llegado a un punto de inflexión irreversible. La naturaleza ha evolucionado durante miles de años perfeccionando sistemas circulares y es hora de que le demos protagonismo a este concepto que está demostrado que funciona.

La jornada celebrada el pasado miércoles 18 de abril para el lanzamiento oficial del proyecto Cultura Circular comenzó con la apertura por parte del coro XYK Singers que nos sorprendió con su puesta en escena y su voz. La presentación corrió a cargo de la presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales y consumidores de Valladolid Antonio Machado, Margarita García. Comentó pormenores de cómo surgió el proyecto y cómo se está desarrollando. Resaltó la importancia que tiene la presencia de una organización como la Federación en el entorno ciudadano para difundir conceptos como los que en la jornada se iban a tratar.

A continuación D. Antonio Gato Casado, concejal del Área de Hacienda y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid dirigió unas palabras a los asistentes haciendo hincapié en que Valladolid ha sido la primera ciudad que ha dispuesto de una línea de subvenciones específica para proyectos de economía circular. El conocimiento y el acceso a este concepto por parte de la ciudadanía es clave para su aceptación en las diferentes etapas del proceso de las conocidas como las “7R”, ejes fundamentales del proceso circular. También avanzó la implicación del Ayuntamiento y confirmó que para el año 2018- 2019 se publicará otra línea de ayudas que apoye las iniciativas tanto privadas como para entidades sin ánimo que entorno a la economía circular puedan surgir.

Los emprendedores, Javier Rodríguez y Beatriz Quintana, hablaron del proyecto y de la campaña con el objetivo final de pasar de la “línea al círculo”, para ello realizaron una intervención amena y próxima, acercando los conceptos de la economía circular al público asistente.

El Gerente de la empresa pública Aquaval, Pedro Arroyo que gestiona la distribución del agua para la ciudad, dio a conocer a la audiencia el ciclo cerrado del agua que se produce en Valladolid. La empresa toma el agua de varios puntos procedentes del río Pisuerga o el Canal de Castilla para transformarla y hacerla óptima para el consumo. Posteriormente recogen el agua del sistema de alcantarillado y de las viviendas para procesarla y tratarla devolviéndola de nuevo al cauce del río en mejor estado si cabe que se recogió. Es un proceso prácticamente circular en el que se utiliza un recurso natural de manera inteligente. Con los subproductos obtenidos del agua del alcantarillado se crean unos lodos, que, tratados, pueden ser utilizados como fertilizantes en el campo, esto se hace a través de una empresa autorizada para la gestión de estos residuos.

A pesar de no haber podido venir con su acompañante, la cabrita, Javier no nos dejó indiferentes. No tanto por sus palabras, sino por sus actos.

Javier de los Nietos es alcalde de El Boalo, un municipio situado en la parte noroccidental de la comunidad autónoma de Madrid, a los pies de la Sierra de Guadarrama. En él se integran tres entidades de población principales: El Boalo (núcleo), Cerceda y Mataelpino. Cuenta con 7.358 habitantes. El segundo ponente de la jornada es conocido por atreverse, por salir de lo cotidiano y arriesgar con iniciativas tan exitosas que han llevado al municipio a ser un referente en economía circular. Tanto es así que el 31 de marzo de 2017 Zero Waste Europe reconoció a El Boalo como primer municipio Residuo Cero de Madrid. Las principales iniciativas que nos presentó fueron:

  • Para la prevención de incendios el rebaño municipal de cabras Guadarrameñas, que realizan el desbroce natural de parcelas.
  • Para la gestión de residuos los avicomposteros en centros escolares que realizan varias funciones, aula de trabajo en la naturaleza, lugar de ocio y encuentro social.
  • Para los residuos un punto limpio y recogida selectiva puerta a puerta, donde se ha pasado de recuperar un 2,7% a un 95% de residuos selectivos de envases en 12 meses, demostrando así la eficacia de la recogida selectiva puerta a puerta.
  • Para la reutilización la donación a través de la Cooperativa los Mochuelos donde reciben donaciones de productos que pueden ser utilizados más veces, dándoles así una segunda vida y evitando generar más residuo. Se fomenta la participación y la acción social en el pueblo.
  • Para la compra diaria un mercado Local 2.0. que es una plataforma para la venta online de productos locales a todos los vecinos.

Javier Ruiz Monge el director de la planta de reciclaje del Ayuntamiento de Valladolid explicó de manera precisa y cercana como es habitual en él, cuál es el panorama actual y las cifras de separación y reciclaje que tenemos en la ciudad y cómo los cambios que se están produciendo en la legislación a nivel europeo, nos van a influir en un futuro próximo. Es responsabilidad de todos comenzar cuanto antes con el acercamiento a los parámetros que desde Bruselas nos piden ya que las sanciones que vendrán por el incumplimiento de estos objetivos irán cayendo en cascada, desde las diferentes instituciones, europea, estatal, autonómica y local hasta el último de los eslabones que es el ciudadano, que se verá afectado también. Nos trasladó las experiencias de otros sistemas más eficientes de gestión que ya han desarrollado en otros países. Estos utilizan un sistema de bolsas localizadas que permite identificar la fuente del residuo, de manera que es sencillo penalizar aquellas actuaciones que no cumplen la obligación que todos tenemos para con la separación. Son experiencias que han conseguido alcanzar niveles prácticamente cero de residuo incontrolado. Javier nos pidió que fuéramos activistas y que trasladásemos a todos aquellos que conocemos, lo importante que es hacer una buena separación para que el reciclaje público funcione a la perfección y seamos realmente eficientes a la hora de utilizar un recurso tan importante como es el residuo. ¿Te animas?

Por último, Laura Carreño, presidenta del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Valladolid, nos habló de cómo mejorar nuestros hábitos alimentarios empezando por establecer un criterio a la hora de comprar y cómo la planificación inteligente de la compra evita que haya tanto desperdicio de comida. A través de su mensaje directo, conciso y sencillo nos quedó bien claro que es preferible una compra responsable, tanto si optas por alimentos de producción convencional, como de producción ecológica. Dar prioridad a los alimentos de temporada y locales: por ser más sabrosos, más baratos, más respetuosos con el medio ambiente y contribuyendo así al desarrollo de la economía local. Evitar alimentos con exceso de envasado ya que aumenta la cantidad de basura, y pagas más por el envase que por el alimento. El envase tiene una finalidad muy importante la preservación del alimento y la comunicación de la información nutricional y de composición para el comprador, pero este ha de estar diseñado de manera más lógica y no fomentar el exceso de embalaje. Como complemento, comprar alimentos a granel ya que permite adquirir la cantidad justa que necesitamos, evitando el uso excesivo e innecesario de embalajes.

Otro de los puntos que remarcó es la importancia de entender el etiquetado para saber exactamente qué estamos comprando. Los ingredientes vienen ordenados según los productos utilizados de mayor a menor cantidad. Si entre los cinco primeros ingredientes aparecen azúcares, cereales refinados o grasas (que no sea aceite de oliva), busca mejor otra alternativa.

Al final de las jornadas, los asistentes tuvimos la oportunidad de intercambiar opiniones y visiones en torno a un picoteo, disfrutando así de la compañía y la buena comida. Este se realizó acorde a los principios que defiende el proyecto Cultura Circular: usamos vasos reutilizables cedidos por Energética, evitamos cubiertos y platos de un sólo uso, la comida y bebida fue ecológica, con una donación de los zumos por parte de Ecoland.

Como síntesis, comentar que el público que se reunió en la jornada fue diverso y participativo, compartiendo preguntas y reflexiones. Era una audiencia, en su mayoría, sensible a estas iniciativas medioambientales. Es necesario que nosotros, que ya conocemos la importancia que tiene pasar de un modelo lineal a uno circular, contagiemos a los que nos rodean con nuestra ilusión. Os proponemos que invitéis a todos aquellos que conozcáis a que vean este vídeo de la Fundación COTEC, con el que abrimos la jornada y que ilustra a la perfección cuál es la situación actual, de dónde venimos y cuáles son las alternativas que tenemos para vivir en un mundo más equilibrado y circular.